El clima es quien le ha dado la fama a la Patagonia, de ser un ambiente hostil y siempre variable, nuestra desmembrada geografía y el estar al fin del mundo contribuye a la intensidad del viento.

Pero nunca un día es igual a otro en Torres del Paine, el cordón montañoso protege de las tempestades del Campo de Hielo Sur, creando micro-climas únicos, como lo caluroso de Laguna Azul, lo frió del Campamento Los Perros y lo ventoso de Paine Grande.

Si bien es cierto que el periodo más benigno para visitar la zona es entre la primavera y verano, principalmente por la mayor cantidad de hora luz y una temperatura agradable siendo la mínima 5ºC y una máxima de 15ºC en promedio, el otoño y el invierno son dos estaciones que tienen un sabor especial, a pesar de haber menos horas luz, es aun posible hacer todas las excursiones y traslados entre refugios. Otra gran ventaja es la menor cantidad de visitas que se tiene lo que nos da la impresión de tener el parque solo para nosotros. La temperatura mínima en promedio es -2ºC y la máxima 8ºC, el viento disminuye pero esta presente.

Climograma